Yoga para adolescentes

(1)

El yoga nos hace pensar indudablemente en relajación y meditación, como un descanso en medio de la vida agitada. Es decir, una imagen bastante alejada de la adolescencia, que suele asociarse a un cúmulo de energía en la búsqueda constante de experiencias nuevas. Sin embargo, basta con fijarse un poco para ver que la práctica del yoga contribuye al desarrollo de la juventud en plena fase de construcción, que pronto se ve confrontada a diversas presiones. Repasamos los múltiples beneficios de esta tradición milenaria, conocida por armonizar las diferentes partes del cuerpo y de la mente. Domyos te lo cuenta todo sobre el yoga para adolescentes.

 

oga para encontrarse con uno mismo

Entre la presión escolar, las transformaciones constantes o incluso los problemas familiares de considerable carga, los factores de estrés en la adolescencia están a la orden del día. En consecuencia, se acelera el ritmo de vida, dejando poco tiempo a estos futuros adultos para comprender y adaptarse a estos grandes cambios. Sin embargo, el yoga es, ante todo, una pausa, un momento durante el cual el adolescente se encuentra consigo mismo. Con el yoga, aprende a comprender progresivamente el funcionamiento de las diferentes partes de su cuerpo; de ahí la sensación de bienestar y serenidad, al tiempo que mantiene la forma física y gana flexibilidad.

 

Práctica del yoga: bases sólidas para el futuro

La adolescencia es un período de transición, durante la cual el niño construye su personalidad y profundiza en la relación que mantiene con su cuerpo y con el prójimo. Necesita confiar en sí mismo y aprender a canalizar su energía. El yoga va en este sentido, porque exige una disciplina personal continua además de mostrar abnegación. Los progresos se realizan por fases, para que el adolescente pueda comprender la evolución de sus capacidades y la importancia del trabajo para alcanzar sus objetivos. Indudablemente, el conocimiento de uno mismo y el funcionamiento de cada cuerpo llevan aparejados el equilibrio, la seguridad en uno mismo y la plenitud… ¡Todo un círculo virtuoso!

 

Cómo y dónde se practica yoga

En la actualidad, hay cada vez más clases de iniciación y otros cursos dirigidos a los adolescentes. Con la finalidad de poner el yoga al alcance de todos y atraer a los jóvenes, estas clases se caracterizan por su carácter lúdico. En general, se hacen en grupo y proponen un aprendizaje centrado en ejercicios que se van encadenando con ritmo pero con un enfoque individualizado. Ejercicios de respiración, automasajes, posturas en solitario o con la ayuda de otra persona forman parte del programa. Para un adolescente, es importante sentirse supervisado, aunque con una parte de libertad y aprendizaje personal. Debe aprender a gestionarse por sí mismo y demostrar creatividad. También se puede practicar yoga en exteriores y combinarlo con otras actividades, como el senderismo.

 

Diferencias con el yoga para adultos

El yoga para adolescentes debe centrarse mucho más en la acción que en la reflexión, la primera tiene que llevar hacia la segunda a medio-largo plazo. Se trata de una edad en la que se descubre el cuerpo, con nuevas sensaciones y emociones. Las sesiones tienen que tener más ritmo y menos teoría, por eso el monitor tiene que adaptarse al adolescente y no a la inversa. Practicar yoga no se debe percibir nunca como algo aburrido ni ser una fuente de dolores. El adolescente no debe «forzarse» para aguantar mucho tiempo las posturas ni afanarse por ejecutar posturas arduas o realizar estiramientos muy prolongados.

 

 

 

Queda claro que es muy interesante que los adolescentes prueben el yoga, porque encontrarán una vía de escape a la vida agitada y, sobre todo, un medio para descubrir desde el punto de vista corporal y espiritual. Si el yoga está enfocado a la plenitud y el bienestar, no pondrá por delante el concepto de competición. Al contrario, se centrará en la superación personal, basándose en el ejemplo y la ayuda al prójimo en un primer momento. El niño tiene que aprender a observar al profesor e inspirarse en él, pero solo progresará verdaderamente después esforzarse y dejar que fluya su creatividad. No se trata de ir superando simplemente las fases.

«Mens sana in corpore sano»* y preparación para la vida adulta será lo que favorezca el aprendizaje regular y serio del yoga para un adolescente en proceso de construcción.

 

* Mente sana y cuerpo sano (Juvenal)

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
Bloque Yoga corcho
9,99 €*
4.00 / 5 16 Opiniones
    Alfombrilla yoga suave ESSENTIAL 5 mm gris oscuro
    7,99 €*
    3.60 / 5 121 Opiniones
      YOGA

      ¿Te gustaría liberar tu cuerpo de todas las tensiones inútiles? Para recuperar tu equilibrio y sentirte más zen, realiza estos ejercicios energizantes cada mañana. ¡Energía garantizada!

      (16)
      IR ARRIBA