USO CORRECTO DE LA CINTA PARA CORRER

(8)

¿Acabas de comprar una cinta para correr y, antes de empezar a practicar, te preguntas cómo usarla correctamente? Descubre los beneficios de este aparato y sigue nuestros consejos para empezar la práctica.

 

¿Por qué usar una cinta para correr?

La cinta para correr es un aparato eficaz para quemar calorías. ¡Practicas en casa todo el año, sin depender del tiempo que haga! El cinta para correr es:

  • Una ventaja nada desdeñable: ¡la de correr… en casa y al propio ritmo!

  • Una inversión duradera a largo plazo

  • Un material sólido y accesible a todos para practicar con total seguridad, también recomendado para la reeducación

  • Una mejor amortiguación que sobre los revestimientos urbanos

 

El ajuste correcto

Una cinta para correr no requiere ajustes específicos salvo los de velocidad y de inclinación.

 

La postura correcta

Para empezar bien, concéntrate en mantener la espalda recta o ligeramente inclinada hacia delante, reforzando la cintura abdominal. En efecto, unos abdominales fuertes y reforzados limitan los problemas lumbares.

 

El ejercicio correcto

La cinta para correr ofrece una multitud de ejercicios: trabajo posible de la marcha, carrera a ritmo moderado (jogging) o más rápido. El uso de la inclinación permite asimismo modificar la dificultad del esfuerzo y hace trabajar más algunos músculos, en especial los glúteos y los muslos. La marcha con gran inclinación procura un mayor confort en las articulaciones y en la espalda, llegando a quemar hasta 4 veces más calorías.

 

La sesión tipo

Julie, coach deportivo en el Domyos Club, te propone esta sesión de entrenamiento tipo para empezar la práctica de la cinta para correr.

Para calentar, haz algunas flexiones de piernas y unos estiramientos (cuadríceps, isquiotibiales, gemelos).

 

La primera sesión, empieza por la marcha al ritmo (entre 4 y 6 km/h) que más te convenga para familiarizarte con la cinta, luego aumenta progresivamente la velocidad. Si quieres correr, piensa siempre en alargar la zancada hacia delante de la cinta y sobre todo en adaptar la velocidad de ésta a tu ritmo y no al revés.

 

Las primeras semanas, empieza por una sesión de 40 a 60 minutos:

  • 10-15 minutos: calentamiento en marcha rápida o en carrera ligera

  • 25-35 minutos: cuerpo de sesión a ritmo regular (aprox. 70% de la frecuencia cardíaca máxima)

  • 5-10 minutos: regreso a la calma en marcha rápida o en carrera ligera

 

Encontrarás progresivamente un ritmo cómodo y una resistencia suficiente.

 

Las semanas siguientes, elige la(s) variación(es) que más te convenga(n):

  • Alarga progresivamente la duración del cuerpo de sesión para aumentar la duración

  • Reduce la fase de calentamiento a 5-10 min.

  • Aumenta la velocidad de carrera

  • Usa el método del fraccionado en cuerpo de sesión: alternancia de 6-12 bloques de 30 a 60 segundos variando la velocidad de carrera (marcha o ligera / moderada o rápida = superior a la velocidad de carrera normal)

  • Aumenta progresivamente el número de bloques

 

Realiza de dos a tres sesiones por semana con un día de descanso entre ambas.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
Cinta para correr TC3
desde
399,99 €349,99 €*
4.20 / 5 172 Opiniones
    Cinta para correr TC5
    desde
    549,99 €499,99 €*
    4.20 / 5 309 Opiniones
      Cinta para correr Domyos TC7
      desde
      699,99 €599,99 €*
      4.30 / 5 117 Opiniones
        FITNESS

        Quieres lanzarte en la compra de una cinta para correr pero no sabes cuál elegir, ¡lee estos consejos para poder elegir la cinta que más te guste!

        (17)
        IR ARRIBA