El masaje: el mejor amigo del deportista

Frente a la multiplicación de los deportes de alto nivel y de las prácticas extremas, los masajes resultan ser una baza esencial para todas/os las/os que practican una actividad física regular o intensa. Los masajes les permiten relajarse y mejorar su rendimiento.

 

Tanto si eres amateur como atleta, experimenta los masajes que te son destinados y sobre todo sus beneficios.

 

¿Por qué darse masajes?

Es frecuente que los deportistas de alto nivel tengan su propio masajista-fisioterapeuta para que les masajee durante su preparación deportiva. Pero, los masajes también son útiles a los deportistas amateurs ya que sus beneficios son numerosos.

 

Durante el esfuerzo, los músculos a veces trabajan duro lo que provoca tensiones o micro-desgarros que originan las agujetas o los calambres. Los masajes tienen la fama de relajar el organismo y de reducir estas tensiones musculares que lo contraen.

 

Terapéuticos y relajantes, ablandan los músculos, relajan el cuerpo y procuran un bienestar único. Particularmente después de un esfuerzo, los masajes relajan al deportista y permiten a su organismo recuperar más fácilmente. Es un complemento muy eficaz a la preparación deportiva puesto que ofrece serenidad a la hora de volver a entrenarse.

 

Las diferentes técnicas de masajes

Con el fin de aliviar a los deportistas, existen diferentes tipo de masajes entre los cuales el indispensable masaje deportivo pero también el masaje californiano, sueco o coreano. La osteopatía y la fisioterapia se preconizan en caso de desgarros musculares más graves.

 

  • El masaje californiano: es un masaje muy sensible y realizado en profundidad en el cual los movimientos efectuados son particularmente delicados. Se caracteriza por los roces, por la suavidad y por la importancia de la respiración. Pero, a veces puede ser más vigoroso para relajar los músculos.
  • El masaje coreano: se efectúa en el suelo y con la ayuda de ondulaciones y de estiramientos de las articulaciones. La ondulación realizada por el masajista debe propagarse por todo el organismo para relajar eficazmente las tensiones musculares.
  • El masaje deportivo: sus técnicas son adaptadas a las necesidades del atleta y se definen por roces, presiones, amasados, stretching… También tiene virtudes terapéuticas, con el uso de infrarrojos, y es preventivo. Permite la vasodilatación y la vasoconstricción sobre todo gracias a su acción térmica.

 

 

El masaje deportivo es por supuesto el más adaptado a los atletas. Sus técnicas son numerosas y requieren el uso de un aceite de masaje para deportistas que se extiende desde las extremidades hacia la raíz del miembro. Ahí van unos ejemplos de gestos a realizar:

  • roces superficiales: movimientos circulares suaves, amplios y ligeros
  • estiramientos: puesta en tensión más o menos suave de la piel con las dos manos alejándolas la una de la otra
  • manoseos: modelados profundos de los músculos efectuados en las partes carnosas
  • "palper-rouler": amasado y movimientos enrollados de los músculos
  • presiones: ejercidas con la yema de los dedos y del pulgar formado pequeños círculos a nivel de las masas musculares, y particularmente en los pequeños músculos como los del cuello, de las manos, de los pies…

 

¿Antes, durante o después del esfuerzo?

¡Los tres! En efecto, los deportistas de alto nivel acuden a los masajes antes de una competición o de un entrenamiento, en los tiempos de descanso y al final del esfuerzo.Ese último masaje es el más benéfico y es el que los amateurs han de privilegiar.

 

Antes del esfuerzo, el masaje permitirá relajar al deportista y disminuirá su miedo durante las competiciones. También es una buena manera de prevenir los dolores musculares, de calentar los músculos para prepararlos al esfuerzo.

En los tiempos de descanso durante un entrenamiento, el masaje atenúa los traumatismos musculares y articulares.

Finalmente, una vez terminado el entrenamiento, el masaje es importante puesto que ablanda los músculos, regula la circulación venosa, drena el sistema sanguíneo para eliminar las toxinas acumuladas durante el esfuerzo y permite recuperar con mayor rapidez. Es una verdadera ventaja para ayudar al organismo a recuperarse.

 

No hay que olvidar que hidratarse de manera correcta también ayuda a ablandar los músculos. El masaje deportivo debe durar entre 20 y 30 minutos para ser útil y debe ser realizado en un lugar tranquilo y ventilado. ¡No dudes en acudir a un profesional si sufres dolores persistentes!

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
Training foam roller 38 cm
19,99 €*
4.30 / 5 194 Opiniones
    IR ARRIBA