conseils-cross-corps-sante-chaleur-atout-corps

EL CALOR ES MUY BENÉFICO PARA EL CUERPO

(4)

El verano y sus fuertes calores… Resultan a veces difíciles de soportar, sin embargo son muy benéficos para nuestro organismo. Notamos mucho sus efectos porque hacen reaccionar nuestro cuerpo de diferentes maneras.

 

Relajante, tonificante y purificante, el calor es bueno para nosotros, se trate del calor natural causado por los rayos del sol o del calor artificial procedente de espacios de relajación tales como la sauna o el hammam. ¡Un verdadero placer tanto para el cuerpo como para la mente!

 

Los efectos del calor sobre el organismo

El principal efecto visible del calor sobre el cuerpo es por supuesto la transpiración. En efecto, la temperatura elevada calienta los tejidos y la piel, creando la sudación que nos hace perder mucha agua y purifica nuestro organismo. Libera los tejidos de las toxinas y les aporta oxígeno y sustancias nutritivas necesarias.

 

El calor también dilata nuestros vasos sanguíneos, aumentando el flujo de nuestra circulación sanguínea. Esta revitalización alivia los dolores musculares ya que éstos proceden de una disminución del flujo sanguíneo en los tejidos musculares y de la contracción de esos tejidos. El calor tiene un efecto relajante sobre el cuerpo, reduciendo los males que le atormentan.

 

Por otro lado, las temperaturas cálidas procuran a nuestro organismo una sensación de confort, un verdadero bienestar que relaja todos nuestros músculos y los alivia. Todos hemos vivido alguna vez ese sentimiento de placer cuando tenemos calor y cuando sentimos que nuestro cuerpo se impregna de éste, sea natural o artificial…

 

El calor natural: el sol

Ya se sabe que el sol puede ser peligroso para la salud si se abusa de él. A fuerte dosis, los rayos UV que desprende son nocivos y atacan a nuestro cuerpo a través de las quemaduras, las insolaciones o, peor aún, el cáncer de piel. No obstante, el sol, consumido con moderación, puede resultar ser muy benéfico para nuestra salud.

 

Así pues, a razón de unos minutos de exposición diarios, el sol representa un extraordinario aporte en vitamina D, esa vitamina que nos ayuda a fijar el calcio en los huesos. ¡Según varios estudios llevados a cabo, esta última también podría contribuir a disminuir los riesgos cardiovasculares, la hipertensión arterial, la diabetes e incluso la obesidad! Por otro lado, los rayos UV se utilizan a veces para tratar ciertas patologías cutáneas como la psoriasis.

 

Asimismo, el sol da ritmo a nuestros ciclos biológicos e interviene en nuestro equilibrio síquico, en nuestro descanso/sueño y en nuestro humor/ánimo. En efecto, estimula nuestro estado de ánimo, la luz recibida por nuestros ojos permite luchar contra la depresión. Por ese motivo, cuando nos exponemos al sol, sentimos a menudo una sensación de bienestar. Este sentimiento procede en realidad de la endorfina B, responsable del bronceado. Actúa sobre las neuronas sensoriales y crea una especie de euforia muy buena para el organismo. Permite encontrar paz y serenidad, reducir el estrés, los dolores y ocasiona unas ligeras ganas de dormir. La endorfina también interviene en los sentimientos amorosos, de ahí la impresión de relajación y de bienestar bajo el sol…

 

El calor artificial: sauna y hammam

Ante todo, la sauna produce un calor llamado seco, mientras que en el hammam el calor es húmedo. Este calor relaja, evacúa el estrés y suprime las tensiones musculares. La sauna también participa limitando las agujetas y haciendo desaparecer el cansancio después de un esfuerzo físico. Es la razón por la cual los gimnasios ahora la proponen. También permite al organismo deshacerse de los residuos, llamados toxinas, acumulados durante el esfuerzo, mediante el sudor. Reduce la tensión arterial, estimula la función cardíaca y mejora la circulación sanguínea.

 

Desde un punto de vista más estético, la sauna es particularmente buena para la piel ya que mejora su elasticidad y firmeza. Procura de esta manera una sensación de limpieza, de depuración y de tonicidad. Libera a la vez el cuerpo y la mente para proporcionar cierta alegría de vivir.

 

El hammam, tiene sensiblemente las mismas ventajas que la sauna. Baño de vapor húmedo, permite relajar el cuerpo después de un entrenamiento y alivia las agujetas. Su calor es menos agresivo que él de la sauna, podemos disfrutar de él más tiempo. También es muy bueno para la respiración gracias a los vapores de eucalipto. Finalmente, también sanea el cuerpo eliminando las toxinas y tonificando la piel.

 

Gracias a todas sus ventajas sobre el cuerpo y la mente, podrás disfrutar plenamente del calor durante tus vacaciones, sin olvidar protegerte del sol. ¡Relajante y tonificante, es el aliado perfecto para disfrutar de tu estancia!

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
GIMNASIO/PILATES
conseils-shape-astuce-un-corps-tonique-en-vacances

En casa, en la oficina o durante la vacaciones, ¡descubre nuestros consejos para mantener el cuerpo tonificado y disfrutar del verano! Te ayudamos a conservar ese preciado capital que es tu cuerpo, cuidando de él: ¡luce una figura esbelta y deportiva en la playa siguiendo estos 5 trucos!

(15)
IR ARRIBA