DOSSIER VACACIONES: ZEN ANTES DE SALIR

(14)

¿Tan sólo te quedan unas semanas antes de irte de vacaciones? Un período difícil de administrar entre los informes que quedan por terminar en la oficina, las reservas a cerrar, las pequeñas preocupaciones diarias… Estás hasta arriba… Resulta difícil cambiar de chip e imaginarse en las playas cuando la cabeza y el ánimo están en otra parte…

¡Domyos te da unos de sus secretos para irte de vacaciones con la mente zen y ligera!

 

Me detengo a pensar en las prioridades

Tómate tu tiempo para establecer una lista de las prioridades del momento. Deja de lado las cosas superficiales que solucionarás antes de irte. Para evitar correr por todas partes, establece un planning para organizarte mejor con el fin de realizar las cosas de manera ordenada. Prepararás lo último que te queda por llevarte con más serenidad, habiendo zanjado lo principal.

 

No dejo nada atrás

¡En cuanto al trabajo, evita dejar que terceras personas tengan que hacerlo durante las vacaciones! Organízate con antelación para terminar en tiempo y en hora, estarás más tranquila/o si puedes desconectar de verdad del mundo laboral sin pensar en lo que te espera a la vuelta. Te sentirás mucho mejor si terminas tus informes o asuntos pendientes, nadie podrá reprocharte nada.

 

Practico deporte

¡A unas semanas de la salida, practica deporte para oxigenar tu organismo! No hay nada mejor que desfogarse para olvidar las preocupaciones cotidianas. La actividad física actúa positivamente sobre nuestro humor, vuelves a centrarte en ti mismo dejando de lado tus preocupaciones. 25 minutos de ejercicios bastan para que tu organismo segregue endorfinas, las hormonas del bienestar y de la plenitud. ¡De modo que a liberarse y a dejar que su cuerpo hable estimulando su forma física!

 

Practico la relajación

Descubre nuestros trucos para aprender a controlar tus emociones y tu estrés. ¡Aplicando unos ejercicios relajantes, volverás a estar relajado y disfrutarás del bienestar!

 

Aprendo a respirar correctamente: la respiración relajante

Sylvain Baert, Doctor en psicología del deporte y miembro del CROPS*,  nos explica el elemento de base de cualquier técnica de relajación: la respiración.

 «Muchos respiran de manera «torácica» (a la inspiración, levantar el pecho y meter la tripa para dentro). En vez de ser amplio y profundo (respiración abdominal), nuestro soplo está entrecortado (respiración torácica). Sin embargo, el hecho de respirar profundamente procura una verdadera sensación de tranquilidad y un real despertar mental. En efecto, la respiración abdominal hace trabajar la rama parasimpática* del sistema nervioso autónomo que permite la relajación. Es la razón por la cual es importante aprender la respiración llamada «abdominal» o «ventral». ».

 

La ciencia habla: la respiración entra en juego en nuestros sistemas nerviosos autónomos

 

Es una constatación del Dr David Servan-Schreiber. * Cuando respiramos de manera normal y superficial (esencialmente con la ayuda de la caja torácica), es el Sistema nervioso llamado simpático (SNS) quien tiene el mando aumentando la ansiedad. Al contrario, una respiración lenta y profunda permitirá al sistema nervioso llamado parasimpático (SNP) bloquear los efectos ansiógenos del sistema simpático: activa la relajación y procura un estado de paz.

 

Otra explicación del Dr R.Abrezol: «Gracias a esa vuelta a la esencia, a la naturaleza (mediante la respiración abdominal) tu diafragma hasta entonces inmóvil baja en cada inspiración y sube en cada expiración. Este movimiento inexistente cuando se respira por el tórax o los hombros, produce un masaje profundo a la inspiración del plexo solar (centro nervioso neurovegetativo que se encuentra entre el ombligo y el esternón) y de los órganos abdominales internos.  Muchas angustias notadas a nivel del plexo solar desparecerán de manera espontánea».

 

Ejercicio

Sentado en el suelo contra una pared o tumbado boca arriba, realiza este ejercicio (respiración abdominal):

 

  • Inspira lenta y profundamente por la nariz
  • Coloca una mano en la tripa y expira por la boca metiendo la tripa ligeramente hacia dentro (empujar de manera voluntaria con la mano para meter la tripa para dentro)
  • Luego inspira por la nariz inflando únicamente la tripa (ésta se infla)
  • Sopla lentamente por la boca (la expiración es más lenta que la inspiración)
  • Repite el ejercicio 3 veces seguidas

 

Sylvain Baert, añade que el hecho de controlar de esta manera su respiración (unos 6 ciclos respiratorios por minuto gracias a la expiración lenta en vez de 12 a 20 ciclos en tiempo normal) permite alcanzar la coherencia cardiaca** ligada a un estado de calma y de relajación.

 

Me detengo a pensar en el momento presente

Es lo que llamamos la técnica mindfulness (meditación de plena conciencia). Para comprender mejor en qué es necesaria, lee esta citación de Leonardo de Vinci «El hombre mira sin ver, oye sin escuchar, toca sin sentir, come sin disfrutar, se desplaza sin notarlo, respira sin tener consciencia de los olores o de los perfumes y habla sin pensar».

 

Partiendo de ahí…¿Vivir el momento presente, cómo se hace? Entrénate varias veces al día focalizando totalmente tu atención sobre tu respiración, o un objeto neutro. Cada vez que sientas que tu mente se escapa, focalízate de nuevo.

Adoptando este método, controlarás mejor tus emociones, aprenderás a dominarlas, a aceptarlas. El punto fuerte de la plena conciencia es conseguir estar presente cuando las cosas ocurren, ahora.

¡Así que ya está decidido, nos salimos del modo «pilotaje automático» para vivir el presente con el fin de estar relajados y disfrutar plenamente de las vacaciones!

 

Me imagino estando de vacaciones

¡Utiliza la técnica de la imagen de la relajación para relajarte! Consiste en evadirse mentalmente hacia un lugar imaginario o real (lugar exclusivamente positivo, recuerdos agradables, futuras vacaciones).

 

En la práctica

Tras unas respiraciones relajantes, proyéctate estando de vacaciones, en una isla paradisiaca o en un lugar tranquilo, positivo y agradable, como si estuvieses tumbado a la bartola, disfrutando del suave calor del sol. Déjate invadir por ese lugar como si estuvieses allí, te hace sentir bien…Representa cada uno de los detalles de ese lugar imaginario o real: los colores, los contornos, los personajes, el mar, las palmeras, la arena… Nota la sensación del viento, del calor, de la arena cálida sobre la piel. Aprecia las sensaciones de bienestar, de calma, de serenidad que te procura este lugar…

 

Para ir más lejos….

Para los que quieran probar otras técnicas, también está la sofrología o el método de relajación progresiva de Jacobson (ejercicios de relajación física y ejercicios de relajación mental).

 

Asiste a unas clases de yoga, de Qi-Gong de Taï chi en tu Domyos Club antes de irte y no olvides: ¡no te preocupes por nada, las vacaciones sirven para relajarse!

 

Confidencial

Isabelle Ranghino, jefe de producto Wellness para Domyos, te desvela sus trucos para irte con la mente tranquila.

¿Qué hacer para evacuar el estrés antes de las vacaciones? ¡Tengo mi propio ritual, el cual sigo a conciencia! Éste es:

  • Me reconcilio con la naturaleza, cambio de aires caminando
  • Empiezo el día con 10 min de yoga de los 5 tibetanos (gimnasia energética compuesta de 5 asanas sencillos o posturas)
  • Adopto una respiración abdominal lenta
  • Practico la coherencia cardiaca 5 min/día 
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
YOGA

¿Te gustaría liberar tu cuerpo de todas las tensiones inútiles? Para recuperar tu equilibrio y sentirte más zen, realiza estos ejercicios energizantes cada mañana. ¡Energía garantizada!

(16)
IR ARRIBA