DEPORTE Y CALOR: PRECAUCIONES

(11)

El verano ya llegó y más de uno se está imaginando cómo aprovechará las sesiones de deporte al aire libre, en la playa, el parque… Aun así, ¿somos conscientes del verdadero peligro que representa el sol? Deporte y calor no siempre combinan bien. ¡Conviene tomar bastantes precauciones! ¿Cómo se puede adaptar un deportista? Domyos te proporciona las reglas que necesitas para practicar deporte al sol.

 

Como cada año, esperamos con impaciencia los días de sol para ponernos las zapatillas y disfrutar del aire libre. Si bien, no nos damos realmente cuenta de los peligros que el sol puede entrañar. Practicar deporte cuando hace mucho calor requiere duplicar la precaución. Descubre qué normas seguir.

 

Prepararse para el esfuerzo

¿Cuándo?

Las actividades deportivas deben llevarse a cabo por la mañana temprano o al final del día.

 

¿Quién?

No se debe permitir a los niños practicar ninguna actividad física a pleno sol (salvo la natación): los más jóvenes son más propensos a los riesgos de deshidratación. Misma recomendación para los mayores de 65 años o las personas que sufran alguna enfermedad.

 

¿Ropa adecuada?

Se recomienda usar prendas de deporte ligeras, amplias y transpirables. Conviene decantarse por tejidos que evacuen la transpiración y evitar los colores oscuros, porque el negro absorbe el calor. Humedecer la gorra y usar gafas de sol. Ponerse crema solar para proteger la piel (de factor alto).

 

Consejos durante el esfuerzo

Cuidado con la deshidratación

Un peligro nada desdeñable, que puede perturbar la salud del deportista. Al practicar deporte, se pierden líquidos por tres razones:

  • la contracción de los músculos, que produce calor

  • la transpiración del cuerpo durante el esfuerzo intenso, que elimina agua y sales

  • el aire caliente y el sol radiante, que aumentan la temperatura del cuerpo

 

Ten cuidado cuando hace mucho calor. Cuando el sol aprieta, aumenta el riesgo de deshidratarse. ¡Lo peor para el rendimiento! Recuerda: perder un 1 % del peso en agua equivale a perder un 10 % de fuerza. No te olvides de beber agua para evitar los golpes de calor. Si puede ser, con sal: por cada 500 ml de bebida, añade una pizca de sal por cada 10° de temperatura exterior; (por ejemplo: si hace 30 °C, añade tres pizca de sal por cada 500 ml). Beber antes de tener sed es fundamental, desde el inicio de la actividad, a menudo y a sorbitos. Nunca bebas agua muy fría y evitarás más de un trastorno digestivo…

 

Refrescarse con frecuencia

Hacer deporte cuando hace mucho calor requiere también refrescarse. Cuando el entorno lo permita, hay que resguardarse a la sombra. De vez en cuando, mójate la cara, rocíate la nuca y la frente con agua.

 

Más vale prevenir que curar

Reduce la intensidad del esfuerzo. No esperes a notar los primeros signos de debilidad para detener el esfuerzo. Un golpe de calor puede pasarle a cualquiera y sus complicaciones pueden ser graves. En cuanto sientas el mínimo mareo o dolor de cabeza, párate. Ponte a la sombra de inmediato y rocíate con agua.

 

Después del deporte

Una vez terminada la sesión de deporte, no te arriesgues a sufrir un cambio brusco de temperatura: ¡de nada sirve ir corriendo a la ducha para bajar la temperatura del cuerpo! Espera primero a que se enfríe el cuerpo. Descansa unos minutos a la sombra, en una zona aireada. Del mismo modo, espera a que pase por lo menos una hora para volver a ponerte al sol. ¡Un descanso al fresco no te sentará nada mal!

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
FITNESS Y CARDIO

¿Se recomienda practicar deporte de noche? Una pregunta que se repite constantemente, porque mucha gente entrena al final del día.

(6)
IR ARRIBA