COMPRENDER Y PREVENIR LAS TENDINITIS

(1)

Incluso si los deportistas no son los únicos afectados, muchos son los que sufren o han sufrido de una tendinitis. A menudo largas de curar y de difícil prevención, son una verdadera plaga para los deportistas intensivos.

 

Para intentar evitarlas, hay que comprender ante todo lo que son las tendinitis, qué músculos pueden afectar y cuáles son sus síntomas y sus causas. Explicaciones.

 

¿Qué es una tendinitis?

El tendón es la parte fibrosa que une el músculo al hueso. Está metido en una vaina dentro de la cual se desliza, este deslizamiento se ve facilitado por un líquido lubricante segregado por la vaina, el líquido sinovial o sinovia. La tendinitis forma parte de los trastornos musculo-esqueléticos y se caracteriza por la inflamación del tendón y de su revestimiento. Esta inflamación hace que el tendón se vuelva doloroso dificultando los gestos de la vida cotidiana.

 

Nuestro cuerpo está constituido de un gran número de tendones, la mayoría no se inflaman nunca. No obstante, se constata que los tendones de ciertos músculos se ven regularmente afectados por las tendinitis:

  • los músculos del canal carpiano (muñeca)
  • los músculos del codo, ocasionan el «tenis-elbow» o la «tendinitis del golfista»
  • los músculos del manguito rotador (hombros)
  • el tendón calcáneo (tendón de Aquiles)
  • los tensores de la fascia lata (rodillas) provocan tendinitis rotulianas
  • los músculos de la "pata de ganso" (rodilla), en particular para los ciclistas
  • los cuádriceps

 

¿Cuáles son los síntomas de una tendinitis?

Una tendinitis se identifica fácilmente por el dolor que se sufre al palpar el tendón y por la tensión del músculo de ese tendón, por la sensación de agarrotamiento durante los movimientos que lo hacen trabajar y por los dolores ocasionados por el cambio de tiempo. A veces, la piel enrojece y se calienta al tocar el lugar de la inflamación.

 

Los dolores notados son diferentes en función de la gravedad de la tendinitis:

  • tendinitis de tipo 1: el dolor aparece cuando se empieza a trabajar el tendón pero desaparece cuando uno se mueve
  • tendinitis de tipo 2: el dolor persiste y aumenta a lo largo del esfuerzo
  • tendinitis de tipo 3: el dolor está presente más allá del esfuerzo, molesta los gestos cotidianos e impide el entrenamiento.

 

¿Cuáles son las causas de una tendinitis?

Una tendinitis puede ser originada por varios motivos los cuales se pueden a menudo evitar. Las causas más frecuentes son un trabajo demasiado importante y/o inhabitual del tendón y una irregularidad del tendón debida a una elongación o unas rupturas tendinosas parciales. En los dos casos, el tendón frota contra su vaina, provocando una irritación y la muerte de varias células.

 

Sin embargo, otras causas pueden ser el origen de tendinitis más o menos graves:

  • la mala vascularización natural de los tendones
  • el estrés
  • una mala posición articular
  • un calentamiento incompleto
  • una ligera malformación
  • impactos importantes durante choques o caídas
  • una repetición de movimientos
  • infecciones (dentales por ejemplo)
  • el mal uso del material (zapatillas sin amortiguación…)

 

Finalmente, las causas de una tendinitis pueden ser alimentarias. Puede resultar de una mala hidratación, de un porcentaje elevado de ácido úrico en la sangre (éste siendo eliminado por la orina, de ahí la importancia de una buena hidratación), de un exceso de azúcar nocivo para la eliminación del ácido úrico o de un consumo excesivo de ciertos alimentos con histamina (tomates, aguacates, espinacas, patatas, col, salchichón, atún, queso Emmental…).

 

¿Cómo prevenir la aparición de una tendinitis?

  • Calienta de manera progresiva durante al menos 10 minutos.
  • Si empiezas la práctica de un nuevo deporte, toma unas clases en una sala especializada o busca la ayuda de un coach con el fin de adquirir la buena técnica.
  • Equípate correctamente en función del deporte que vas a practicar. Unas buenas zapatillas son esenciales para evitar las tendinitis.
  • Recupera después del esfuerzo estirándote durante un largo rato.
  • Bebe con abundancia antes, durante y después del entrenamiento.
  • Descansa sea cual sea el deporte o la actividad que practiques.

 

¿Cómo curar una tendinitis?

Es importante consultar a un médico en cuanto notes un dolor inhabitual. Una tendinitis mal tratada puede producir complicaciones y se puede volver tenaz si el tendón y la vaina se pegan entre sí. En este caso, disminuye fuertemente la movilidad del o de los músculos afectados.

 

La mejor manera de curar una tendinitis es poner el tendón dolorido en reposo. Éste debe estar totalmente inmovilizado durante varias semanas. El hielo puede aliviar el dolor pero no se debe aplicar más de 20 minutos consecutivos sobre el tendón inflamado. Tu médico también te puede recetar analgésicos o unas sesiones de kinesiterapia. Las infiltraciones de cortisona también son eficaces para tratar la tendinitis a corto plazo.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
Rodillo de recuperación: training foam roller
19,99 €*
4.30 / 5 194 Opiniones
    Alfombrilla de fitness CONFORT
    24,99 €*
    4.30 / 5 190 Opiniones
      MULTIDEPORTES
      conseils-multisports-corps-sante-sport-et-probleme-de-genoux

      La rodilla es la mayor articulación del cuerpo humano, es la razón por la cual se puede fragilizar fácilmente o deteriorarse durante la práctica deportiva. Domyos te informa y te aconseja…

      (1)
      IR ARRIBA