conseils-multisports-corps-sante-cafe-et-sport

CAFE Y DEPORTE: ¿COMPATIBLES O NO?

(6)

Se escuchan muchas contradicciones sobre la influencia de la cafeína sobre los deportistas. Muchos de vosotros se preguntan incluso si pueden beber café practicando una actividad física regular.

 

La respuesta: ¡si pero con moderación! ¡Diferentes estudios se contradicen sobre este tema pero tienden a demostrar que el café puede tener efectos positivos sobre la práctica del deporte a dosis razonable pero consumido en gran cantidad, puede llegar a ser nocivo!

 

El café, un "plus" para el rendimiento deportivo

Todo el mundo sabe que el café tiende a estimular nuestro organismo, y particularmente nuestro sistema nervioso y nuestras funciones cerebrales. Excita, nos mantiene despiertos y acelera el corazón. Esta particularidad de la cafeína deja pensar que podría mejorar nuestros resultados físicos.De hecho, algunos estudios demuestran que disminuiría la sensación de cansancio, estimularía nuestro corazón y nuestra respiración y permitiría una mejor utilización de las grasas.

 

En efecto, muchos deportistas utilizan la cafeína con el objetivo de adelgazar puesto que se piensa que de 200 a 300 mg de cafeína (correspondiente a 1 o 2 tazas de café) antes de una sesión de fondo ayudarían al cuerpo a quemar más grasas y menos glicógeno (reserva glucémica almacenada en los músculos). Por consiguiente, beber café permitiría perder grasa de manera más rápida durante el esfuerzo.

 

Los efectos positivos de la toma de cafeína dependen sin embargo del deporte practicado y de su intensidad. De esta manera, son válidos durante un esfuerzo moderado en ayunas, al 70% de la FCM, pero en este caso, el café puede provocar algunos trastornos digestivos. De la misma manera, en altitud (2900 m), la ingesta de cafeína podría tener efectos positivos sobre la capacidad de adaptación a la hipoxia, es decir la merma de la cantidad de oxígeno distribuida por la sangre en los tejidos.

 

El café, sí, pero con dosis pequeñas

Incluso si algunos estudios demuestran que beber café de manera razonable puede mejorar nuestro rendimiento deportivo, su consumo no debe ser excesivo. En efecto, a partir de 3 tazas al día, el café, asociado al deporte, puede provocar ardores gástricos, diarreas y contracturas dolorosas de la vesícula biliar. También provoca nerviosismo, insomnio y palpitaciones cardíacas. Es la razón por la cual su toma no es aconsejada a las personas cardíacas.

 

Además, el consumo excesivo de café nos debilita a nivel nervioso, reduce las defensas inmunitarias y aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, de osteoporosis y de anemia. ¡Algo muy inquietante para el deportista!

 

Finalmente, y ahí está el quid de la cuestión, un estudio reciente demuestra que el café sería propenso a disminuir el aflujo sanguíneo (¡del orden del 22%!) a nivel del corazón y ocasionaría una falta de oxigenación en el organismo. Esto impediría que el corazón se adapte al esfuerzo realizado y podría resultar peligroso para el deportista cuyos músculos necesitan mucho oxígeno durante el esfuerzo. Este estudio contradice el 1ero según el cual el café mejoraría el rendimiento del deportista pero de momento ningún elemento nos lleva a privilegiar uno u otro…

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
IR ARRIBA