APRENDER A PESARSE BIEN

Es un momento a menudo temido: ¡el de pasar por la báscula y pesarse! Toma o pérdida de peso: el ritual es el mismo, el veredicto se hace esperar. Para subirte en la báscula y evitar asustarte inútilmente, sigue estos consejos: pesarse bien, es algo que no se hace a la ligera.

 

La buena frecuencia

¿Es razonable pesarse varias veces al día? ¡La respuesta es no! En función de tu actividad, de tu alimentación, de tus emociones e incluso de tus ciclos hormonales, tu peso puede variar entre el momento en que te levantas y el que te acuestas. De modo que resulta inútil pesarse con demasiada frecuencia. Déjale tiempo a tu peso para encontrar su equilibrio: pésate una vez por semana, el mismo día y a la misma hora, sea solamente para consultar tu peso o en el caso de estar realizando alguna dieta.

 

El momento adecuado para pesarse

La regla de base: pesarse por la mañana en ayunas, antes del desayuno, antes de tomar cualquier bebida o alimento. Piensa en pasar por el baño antes de subirte a la báscula.

 

La buena postura sobre la báscula

Sube suavemente sobre la báscula, sin dar botes, colocando tus pies planos a cada lado. Reparte tu peso sobre las dos piernas. Conserva una postura recta en el momento de pesarte, no incorpores el busto hacia delante para mirar la báscula, podrías modificar las cifras indicadas.

 

La misma báscula

De una báscula a otra, puede haber ciertas variaciones en los ajustes del aparato. Las indicaciones que visualizas pueden ser falseadas y el seguimiento de tu peso poco fiable. Piensa en pesarte sistemáticamente sobre la misma báscula para estimar tu peso. ¡Una vez la báscula bien ajustada, no la cambies de sitio!

 

A saber

No pierdas de vista que una alimentación sana y equilibrada hacer perder los kilos superfluos de manera más lenta… ¡pero duradera! Ten paciencia a la hora de ver aparecer los frutos de tu trabajo, los kilos perdidos tendrán menos oportunidad de volver.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
IR ARRIBA