5 ALIMENTOS PARA LUCHAR CONTRA EL FRÍO

Llega el invierno, las temperaturas rozan los cero grados… Naturalmente, todo el mundo se precipita sobre un buen cocido o algo equivalente para que le siente bien… Bien es cierto que muchos pensamos que comer más en invierno permite protegerse contra el frío. ¡En absoluto! Cuando hace un frío helador o incluso durante una estancia en la nieve, de nada sirve elegir platos ricos en grasas para entrar en calor. No te excuses en la bajada de temperaturas para justificar la gula…

 

¿Hay que comer más cantidad y másgrasas cuando hace frío?

¡Luchar contra el frío no requiere más calorías! Gracias al metabolismo, nuestro organismo es capaz de mantener nuestra temperatura interna, con independencia de las condiciones climáticas exteriores, es lo que se conoce como termorregulación. Si hace frío, el metabolismo se activa para producir más energía, por tanto, más calor. En este sentido, recurre primero a las reservas de azúcar, pero no es hasta que se agoten estos recursos de glucosa, que el organismo se ataca a las grasas. Sin embargo, este mecanismo solo se produce ante una exposición prolongada al frío, entre 6 y 7 horas seguidas, como mínimo.

 

Por tal motivo, ante una exposición puntual al frío, incluso intensa durante una o dos horas al día, el organismo no necesita movilizar sus reservas de grasa. Olvídate de los prejuicios: más calorías no aportan más energía. Si bien es cierto que un buen plato caliente cuando hace frío sí que reconforta bastante, ¡no te lances a cualquier guiso ni al vino caliente!

 

Alimentos contra el frío

Miel

Las grandes beneficios para la salud son aquellos que nos proporciona la naturaleza. ¡La miel así lo demuestra! Se trata de un aliado indispensable para luchar contra el cansancio invernal. Tan innumerables son sus propiedades que deberíamos consumirla cada día. Posee cualidades antimicrobianas nutricionales y energéticas. Aunque la miel sea dulce, contiene muchas menos calorías que el azúcar. Aparte de darle vitalidad al cuerpo, fortalece los huesos y favorece el crecimiento. Múltiples son sus beneficios en el cuerpo: potasio, magnesio y hierro, además de proteínas y vitaminas A, B, C y E.

 

Frutos secos

El consumo de frutos secos es muy eficaz para los deportistas, por su riqueza en glúcidos, que son perfectos para el esfuerzo. Aunque sean pequeños, están repletos de energía. Albaricoques secos, plátanos e higos secos, ciruelas y uvas pasas u otros como nueces, almendras y avellanas forman parte de los alimentos que conviene consumir durante el periodo invernal. Son ricos en ácidos grasos esenciales, pero también en minerales como el magnesio, hierro, cobre, selenio, manganeso o cinc.

 

Crema de verduras

Después de un día al frío, una buena sopa siempre sienta bien. Solemos encontrarlas en menús de invierno para cargarse de fibras, vitaminas y minerales. Las verduras contienen antioxidantes y una buena cantidad de otros nutrientes que aseguran la protección de las células. Aprovecha para variar los sabores entre col, puerro, remolacha y champiñones. Si quieres disfrutar de estos nutrientes indispensables, sigue estos consejos:

  • Pela las verduras al último momento

  • Lávalas pero no las dejes en agua a remojo

  • Limita el tiempo de cocción de las sopas

 

Té verde

Excelente en todos los aspectos, es un gran antivírico que podemos beber tras un golpe de frío. Drenante, estimulante, adelgazante, anticancerígeno y antienvejecimiento: los efectos antioxidantes de este elixir de bienestar tienen múltiples propiedades. Además, el té verde quema las grasas, ayuda a reducir la concentración de colesterol, alivia los trastornos digestivos, favorece la circulación sanguínea y acelera la eliminación de toxinas. Si quieres sacarle el máximo provecho, las hojas de té verde o negro se deben infusionar durante al menos 2minutos a 90°C. Cuanto más tiempo se deje infusionar el té verde, mayor será su efecto antioxidante.

 

Chocolate negro

Todo el mundo conoce las propiedades del chocolate para acabar con la ansiedad, el estrés o la hipertensión arterial. En la actualidad, también sabemos que tiene propiedades antitusivas, porque diferentes estudios británicos han demostrado la eficacia de una molécula que contiene el chocolate negro contra la tos crónica. ¡Razón de más para permitirse una onza de placer de vez en cuando! Además, es un excelente remedio cuando se está bajo de moral, porque el chocolate negro (con un 70% de cacao, preferentemente) es rico en magnesio, que es idóneo para tonificarse cuando hace frío.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
IR ARRIBA