4 CONSEJOS PARA ADAPTARSE AL INVIERNO

Rumbo al invierno: con el cambio de hora, hay que estar a punto. ¿Cuál es el mejor método para mantenerse en forma cuando llega el frío?

 

1: Cárgate las pilas

¿Cómo se pueden cargar las pilas cuando se acerca el invierno? Aprovechando toda la luz posible, porque es un remedio excelente para levantar el ánimo. Cuando nuestro reloj interno se ve perturbado por la falta de luz, no solo afecta al sueño, sino también a nuestro estado de ánimo y, sobre todo, la concentración. Por tanto, se recomienda aprovechar los últimos rayos antes de sumirse en los días sombríos y cortos del invierno. Disfruta al máximo del aire libre: cuando el tiempo lo permita, camina al menos 30 minutos al día (por ejemplo, a la hora del almuerzo).

 

2: Procura dormir bien

Ya estamos: se hace de noche antes, el sol tarda en levantarse… ¡al igual que nosotros mismos! Ya lo habrás adivinado, ha llegado la hora del invierno. Si ves que te cuesta levantarte, es porque el cambio de hora no te ha sentado bien. El organismo también tiene que adaptarse a este nuevo ritmo. ¿Cómo podemos recuperarnos? De noche, conviene hacerle caso al cuerpo y acostarse en cuanto notemos los primeros signos de cansancio. El sueño reparador es fundamental para la recuperación intelectual. Ten en cuenta que la temperatura de la habitación no debe superar los 19 °C para dormir en buenas condiciones.

 

3: Sonríe… ¡no es broma!

¿Aún no te has aficionado a los remedios naturales? Sin embargo, tenemos uno que te ayudará a ver la vida por el lado bueno este invierno: la risa. Es en serio… ¡sonríe! En cualquier situación estresante, trata de sonreír, porque es un remedio excelente para relajarse. Esta es la conclusión de un estudio llevado a cabo en Estados Unidos por Sarah Pressman, una investigadora de la universidad de Kansas. Los científicos han observado que las personas acostumbradas a sonreír presentaban menos estrés que aquellas que guardaban una expresión del rostro neutra. Además, han demostrado que la sonrisa era favorable para la salud del corazón. ¡Qué mejor excusa para sonreír en todo momento!

 

4: Fortalece tu alimentación

Este invierno, deberás pensar en la salud de tus músculos si quieres seguir entrenando. Así pues, no dejes de lado las proteínas, porque son indispensables en la alimentación de un deportista. Cuando su consumo es inferior a las necesidades, el organismo moviliza sus propias reservas y la masa muscular de fondo… Razón de más para no perturbar la máquina. Intenta variar al máximo las comidas y consume al menos dos raciones de proteínas de origen diferente cada día (animales o vegetales). Si quieres tener buenos músculos, decántate por los huevos, las carnes blancas (pechuga de pavo o pollo), el pescado (salmón, caballa o atún) y las legumbres (garbanzos, judías blancas o rojas, lentejas).

 

 

 

Estas 4 recomendaciones son algunas ideas que deberían ayudarte a abordar el invierno sin problemas. ¿Y tú, qué consejos tienes?

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
PESA RUSA KETTELEBELL 8 KG
19,99 €*
4.50 / 5 66 Opiniones
    IR ARRIBA